Don Ricardo y su agroservicio en Cuajiniquil

Al dar la vuelta en un recodo de la carretera, el viajero que va a Terrabona se topa de pronto con las casitas de la comunidad de Cuajiniquil. En ese lugar, a pocos metros del adoquinado y frente a un plantío de tomate se encuentra el Agroservicio Tórrez de don Ricardo Tórrez Martínez. Punto de referencia importante en la comunidad, este emprendimiento es el sitio en donde se dan cita los campesinos y agricultores de la zona para obtener los productos necesarios para la siembra. Y entre estos insumos, los más populares son los fertilizantes…

Lee más

Víctor Fornos: enamorado de la caficultura

El más joven de los Fornos, es un ingeniero civil que actúa y habla con la propiedad de un caficultor de cepa. Cómo buen descendiente de una estirpe dedicada al cultivo del grano de oro, Víctor reconoce la importancia de su padre y de su abuelo en su formación como caficultor, de ellos aprendió los secretos del oficio. De treinta y un años de edad, Víctor Ramón Fornos Rugama de La Estrella, Yalí, Jinotega, ya puede jactarse de tener su propia historia. «Comencé siguiendo los pasos de mi padre. Luego me fui a estudiar. Me…

Lee más

Milagro en el calor más caliente

Dos hermanos ingeniosos de El Viejo Chinandega Bajo la sombra de un árbol solitario un grupo de muchachos descansa luego de una jornada de trabajo. El clima es tan, pero tan infernal, que bien se podría hornear una sartén de rosquillas en medio del rastrojo. Aunque pronto será mediodía, la hora del diablo según la tradición, los jóvenes ni se percatan del bochorno; mucho menos de los chorritos de lodo que se escurren en sus rostros morenos. Solo sonríen, bromean, toman agua y conversan animados como si el calor fuera juguete. La escena sucede en…

Lee más

Joven familia con aroma de café

Yusset sonríe mientras prepara el café y el gallopinto para los mozos. Wilmer Otoniel, en cambio, va muy serio a dar el rondín de todas las mañanas a su plantación de café, acompañado de su hija Alison Belén. La pequeña de cuatro años que no se le despega para nada. Yusset y Wilmer son de Pantasma, pero tienen cinco años de haberse trasladado a Los Encuentros, en la comunidad de Los Anisales: exactamente en la frontera entre San Rafael, Yalí y Pantasma. Para este joven matrimonio cinco años han sido suficientes para construir su propia…

Lee más

Ni perezoso ni pinche

Todas las mañanas con el telón de fondo del imponente volcán San Cristóbal, un motorizado ronda un campo de sandías en la comarca El Pastoral. Hoy va solitario, va feliz. Quizás pensando que este año la cosecha va a ser buenísma. Pero este motorizado no es cualquiera; es don Leandro Meza, un experto en el cultivo de sandías. Un señor que tiene como sentencia que en el rubro de la sandía no cabe ser perezoso ni pinche (tacaño). A don Leandro el calcinante sol de occidente no le hace ni cosquillas. ¿Y cómo le va…

Lee más

El niño vende pan que llegó a ser caficultor

El hombre que organizaba las peleas callejeras le dijo: —Vos chavalo vení. ¿Te querés agarrar con ese? El niño vendedor le contestó: — No. Es que mi mamá se puede dar cuenta. El hombre le dijo entonces: —No tengás miedo, tu mama no tiene por qué darse cuenta. El niño vendedor la pensó un poco y al final le dijo: —Yo peleo pero si me compra toda la venta de pan. —Dale pues —le dijo el hombre que echaba a pelear a los chavalos. Muchos años después don Santos Martínez González recordaría esa tarde en…

Lee más

Eliezer y el oficio más bello del mundo

Fue un día de invierno del año 2012 cuando Eliezer siguiendo el ejemplo de su padre se entregó a tiempo completo al oficio más bello del mundo: hacer producir la tierra. Hoy recuerda ese día como si fuera ayer. Ahora su padre ya no está. Se ha marchado para siempre. Pero Eliezer Antonio Ortíz Cruz guarda respeto y agradecimiento por los valores y enseñanzas que él le dio. Y entre esas enseñanzas, la más significativa, según dice, fue la constancia; nunca dejarse arrastrar por el desánimo ni la pereza. Hoy Eliezer, un joven agricultor de…

Lee más

Chiltomas de felicidad en El Zapote

Son las once de la mañana y el ajetreo es intenso. Uno tras otro, muchachos y muchachas van saliendo del invernadero. Todos cargan baldes atestados de chiltomas que luego vacían sobre cajillas plásticas. Al pie de las cajillas y muy atento, un señor moreno y sonriente, lápiz y libreta en mano, toma nota de cada balde que va llegando. Estamos en El Zapote, una fértil comunidad ubicada muy cerca de San Marcos; una pequeña población entre Jinotega y San Rafael del Norte.  Todo es formidable: el invernadero, la plantación, las montañas circundantes cubiertas de neblina,…

Lee más

Agarrando de las mechas las oportunidades

“Aquí nací, en estas tierras. Mi padre era el mandador de don Miguel Tenorio y ahora yo sigo sus pasos.”  Se llama Santos Guillermo Ríos y es el joven mandador de la finca San Fernando, ubicada en El Pastoral, muy cerca de El Viejo, Chinandega. Es un trabajador responsable y muy esforzado. Para este hombre de campo este año ha sido significativo pues las setenta manzanas de maní de la hacienda San Fernando están como nunca: excelentes. Haciendo un alto en su faena, relata que en relación con el año pasado este ciclo esperan una…

Lee más

MILAGRO: el milagro de la agricultura

Una agricultura preventiva y no correctiva es la clave para mejorar la nutrición de las plantas y obtener cosechas abundantes. En PROFYSA somos pioneros en la introducción de fertilizantes foliares en el mercado nicaragüense. Lo estamos haciendo desde hace más de dos décadas. Una central en Managua y 150 distribuidores a nivel nacional, nos permiten llevar a las manos de los productores nicaragüenses una dinámica línea de productos.   Milagro: El Milagro de la agricultura en Nicaragua MILAGRO es una línea de fertilizantes foliares destinados a mejorar la eficiencia biológica de los componentes nutricionales, produciendo más,…

Lee más

De transportista a rey del aguacate

Madrugar, echarse agua, tomar un cafecito y despedirse de su esposa: todos los días era lo mismo para don Pedro Vindel. Y siempre rapidito. A la carrera. Porque la vida así se lo exigía. ¿Y cuál era esa su vida? Pues agarrar el timón de su autobús amarillo para ir a recorrer las caóticas vías de Managua llevando y trayendo pasajeros. Ya puesto en la calle comenzaban los malabares para don Pedro. Primero con el tráfico para no atrasarse en los recorridos, pues era imperioso llegar a tiempo porque los chequeadores no perdonaban ninguna multa….

Lee más